Lapida

Lapida
Lápida en Basílica de Santa Ursula en Colonia, Alemania
Mostrando entradas con la etiqueta Colonia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Colonia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Gratia Undécima Mille: El culto de las Once Mil Vírgenes en Colonia


Universidad de Florida | Journal of Undergraduate Research | Volumen 13, Número 1 | Otoño 2011



Eleanor O. H. Deumens
Colegio de Artes Liberales y Ciencias de la Universidad de Florida.

 El culto a las santas cristianas de”las Once Mil Vírgenes” es una parte importante de la historia y cultura de Colonia. En el siglo XII, varios eventos transformaron el culto: la leyenda de las vírgenes fue reescrita y publicada ampliamente como Regnante Domino, en segundo lugar, un enorme alijo de reliquias religiosas fue descubierto fuera de Colonia y, por último, la leyenda se cambió de nuevo por la mujer visionaria Elisabeth von Schönau. Debido a la estrecha relación entre el culto y la ciudad, estos acontecimientos cambiaron la identidad de Colonia. Esta ciudad era ya un importante centro económico y político, llegando a ser conocida como “la ciudad protegida por un ejército de santas” y como un lugar de peregrinación y fuente de reliquias que rivalizaban con la propia Roma.

"Por la gran virtud y majestad del martirio de las celestes

vírgenes, que de ese modo le instaban inminentes, Clematio,

varón clarísimo, viniendo de oriente para llevar a cabo el voto

prometido, volvió a construir desde los cimientos, en el mismo

lugar y con sus propios medios, esta basílica."(1).

Así reza la inscripción en latín en la pared sur de la Iglesia de Santa Úrsula en Colonia. Con fecha como el siglo cuarto o menos, esta inscripción es la evidencia más antigua sobreviviente del culto de las Once Mil Vírgenes, las cuales se convirtieron en santas muy importantes para el pueblo de Colonia, en calidad de patronas espirituales y protectoras para la ciudad.

En la sociedad cristiana medieval, la veneración de un santo en particular por una comunidad, familia o persona era cosa común. Tales cultos de los santos estaban basados en la creencia en una relación recíproca entre la persona en la tierra y el santo en el cielo: a cambio de la devoción y la oración, el santo concedía milagros. A menudo había una conexión física con el santo en forma de un hueso, un poco de pelo, o una prenda de ese santo. Esta reliquia canalizaba el poder del santo, y se creía que el santo residía efectivamente en el interior del objeto. Otro aspecto importante del culto a los santos fue la vita del santo o passio, un relato de la vida y de la muerte del santo. Esta historia legendaria fue la voz del culto, contándole al mundo de la gran santidad del santo y confiriendo honor a las personas y lugares relacionados con el santo. Por otra parte, un individuo o una comunidad a menudo vinculaban su identidad a la de su santo patrón (2). La relación del papado con San Pedro es un ejemplo destacado de esto. En el caso de las Once Mil Vírgenes y Colonia, la ciudad creó y manifestó una identidad única a través de su relación con este específico culto a las santas.

Este artículo explora la relación entre la ciudad y el culto a las santas mediante el análisis de tres eventos de transformación en el culto de las Once Mil Vírgenes durante el siglo XII. El primer evento fue la publicación del Regnante Domino, que infundió la leyenda de Úrsula con un sentido de aventura y grandeza para que coincida con el creciente poder y el prestigio de Colonia. En segundo lugar, se descubrió un cementerio a las afueras de la ciudad, que fue identificado como la tumba de las Once Mil Vírgenes, proporcionando a Colonia un tesoro escondido de reliquias religiosas. Por último, la leyenda fue enmendada por una monja visionaria llamada Elisabeth von Schönau, quien presentó las Once Mil Vírgenes, como un modelo de la sociedad cristiana ideal. Cada uno de estos acontecimientos se produjo a causa de las amplias influencias sociales, culturales, religiosos, económicas o políticas, y cada una tenía un impacto en la identidad de Colonia como una rica comunidad urbana y un centro cristiano igual a Roma o Jerusalén.

Colonia ha sido importante tanto política como económicamente desde la época del imperio romano (3). Durante los siglos X y XI, Colonia "se convirtió en la principal ciudad comercial en Alemania"(4). La ciudad tenía una fuerte industria textil y metalúrgica, una casa de moneda que producía la moneda más estable de la región, y una clase comerciante rica y poderosa (5). También en ese tiempo, el emperador del Sacro Imperio, cuyo imperio abarcaba lo que hoy es Alemania, Austria e Italia, otorgó al arzobispo de Colonia, un gran territorio para ser administrado como feudo. Además, el arzobispo llegó a ser uno de los siete príncipes electores que elegían al gobernante del Sacro Imperio Romano (6).

Teniendo en cuenta la creciente riqueza e influencia de Colonia, no es de extrañar que las santas patronas de la ciudad, las Once Mil Vírgenes, también hayan sido concebidas en el siglo XII en una escala mayor que nunca antes. Alrededor de 1100, una nueva versión ampliada de la leyenda, conocida hoy en día como Regnante Domino, fue publicada por un monje anónimo (7). Este relato de la “passio” cuenta la historia de una bella princesa cristiana de Gran Bretaña llamada Úrsula. Devota de Cristo desde su niñez, ella pacta para retrasar su matrimonio con un príncipe pagano hasta que se haya completado una peregrinación a Roma y su prometido se haya bautizado como cristiano. A Úrsula le dan once compañeras vírgenes, cada una con mil vírgenes en su comitiva, que la acompañarán en su viaje sagrado. En su camino de regreso a casa desde Roma, sin embargo, Úrsula y su compañía se detuvieron en Colonia, que estaba sitiada por los hunos. Antes de que pudieran escapar, los hunos asesinan casi toda la compañía. El líder de los hunos detiene la masacre tan pronto ve a Úrsula, impresionado por su belleza y nobleza. Le pide que se case con él, y cuando ella lo rechaza, ya que no quiere abandonar su compromiso con Cristo, él le dispara con una flecha y mata a sus compañeras sobrevivientes. El martirio de las vírgenes abrió el camino para un milagro: Dios envió una visión temerosa a los hunos en donde "líneas de batalla de soldados armados los perseguían a ellos", llevándolos lejos (8). Así que las vírgenes, a través de su sacrificio, fueron cruciales para la salvación de Colonia. La gente del pueblo pagó esta deuda venerando a las vírgenes partir de ese momento, dando así nacimiento al culto de las Once Mil Vírgenes de Colonia.

La Regnante Domino se lee más como una historia de aventuras o un poema épico en lugar de la pasión de un mártir heroico en particular. Úrsula es diferente de otros santos cristianos debido a sus compañeras: actúan como una unidad cohesiva, una comunidad de mártires, y un ejército de soldados para Cristo. El autor anónimo es capaz de evocar deliberadamente las imágenes y el idealismo de la exitosa Primera Cruzada (1095-1099) mediante describir a las vírgenes como "la tropa de solteras", "un ejército virgen" y "las más fieles camaradas de armas” (9). El paralelo con las Cruzadas se enfatiza aún más por el lenguaje de la opulencia y grandeza que el autor utiliza para describir las vírgenes. Al emprender su viaje, la princesa y su séquito de "aparentemente innumerable doncellas" están equipadas en "esplendor real", y los buques construidos para llevar a cabo su peregrinación eran "suntuosamente" decorados con "oro, plata y bronce” (10). Este tema de la opulencia recuerda las grandes riquezas que los cruzados obtuvieron en el saqueo de la Tierra Santa, pero en lugar de la riqueza terrenal, el martirio de las vírgenes es el" tesoro incomparable "ganado al final de la historia. (11). Los cristianos medievales valoraban el ganar un lugar en el cielo por encima de todo, y el martirio fue considerado como el camino más seguro a la compañía de los bienaventurados. Las reliquias o el cuerpo de un mártir, porque crea un vínculo directo con esa compañía en el cielo, también eran extremadamente valiosas (12). En la Regnante Domino, las imágenes de las joyas y las flores se utilizan para expresar la preciosidad del sacrificio de las vírgenes. Úrsula se describe como "una perla celestial. . . purificada por la púrpura real de su propia sangre "y como un" jarrón de flores maravilloso del Señor. . . [Brillando] blanquecino con los lirios de la virginidad"(13). Colonia, salvada por el sacrificio de las mártires, es todavía mucho más bienaventurada porque ha recibido el tesoro de miles de santas patronas.

En la Regnante Domino no sólo se refleja la grandeza y el prestigio de la política y económicamente poderosa Colonia, sino también la influencia en la identidad de Colonia como un centro religioso. A través de la construcción consciente de paralelismos con las Cruzadas, la Regnante Domino retrata
a Colonia como la Jerusalén alemana, el destino de un ejército de peregrinas que fueron martirizados en defensa de la ciudad cristiana contra la horda bárbara. Parece que el mundo estaba dispuesto a reconocer la preeminencia de Colonia. Por ejemplo, el inglés William de Malmesbury describe Colonia como "la más grande ciudad, la capital de toda Alemania, llena de bienes materiales y repletas con el patrocinio de las santas "(14). Tan sólo unos pocos años después de la finalización de la Regnante Domino, el tesoro de Colonia de las mártires se volvió material cuando durante la construcción de una nueva muralla de la ciudad se descubrió un gran cementerio, identificado posteriormente como la tumba de las Once Mil Vírgenes descritas en la Regnante Domino (15). El abad Gerlach del monasterio benedictino de Deutz, justo al otro lado del río Rin desde la ciudad, empezó la exhumación de los cuerpos de las vírgenes en 1156 (16).



Las reliquias de las Once Mil Vírgenes,
expuestas en la Cámara de Oro,
Basilica de Santa Ursula, Colonia Alemania.

El significado de este descubrimiento radica en la importancia de las reliquias religiosas, por lo general los huesos de un santo o la ropa, en el Culto cristiano de los santos (Figura 1). A través de sus reliquias, los santos podían otorgar bendiciones y milagros de curación y protección a cambio de las oraciones y devociones de una comunidad. La posesión de las reliquias de un santo confiere gran importancia a una ciudad o una iglesia. Los milagros que rodean las reliquias atrajo a peregrinos de toda Europa, lo que no sólo aumentó la importancia religiosa un lugar, sino también impulsó la economía local (17). Debido a que las reliquias eran tan importantes, el pillaje de las mismas y el aparecimiento de reliquias fraudulentas se volvió algo frecuente. Como Patrick Geary dijo, "las reliquias eran excelentes artículos de comercio": ya que eran generalmente pequeñas, fáciles de transportar y beneficiosos para los compradores, los vendedores y las autoridades locales (18).

Aunque algunos acogían con entusiasmo la autenticidad de las reliquias que habían sido exhumadas del cementerio de Colonia -uno de esos entusiastas era Thioderic, un monje de Deutz que dejó un relato en primera persona del proceso de exhumación- el abad Gerlach albergaba dudas sobre la autenticidad. De acuerdo con la Regnante Domino, que se había convertido en el texto de referencia para el culto, la compañía de las Once Mil Vírgenes de Colonia incluyó sólo a mujeres vírgenes jóvenes. Entre los huesos que se encuentran en este cementerio, sin embargo, aparecieron los cuerpos y las tabletas de identificación ("Títulos") de hombres y los niños. De hecho, muchos eran clérigos prominentes, incluso un Papa, ninguno de los cuales fueron mencionados en la Regnante Domino (19). El abad Gerlach, por lo tanto, buscó una autoridad superior para dar cuenta de los huesos anómalos y certificar la autenticidad de las reliquias.

 Gerlach se volvió hacia Elisabeth von Shönau, una monja benedictina joven reconocido como una visionaria, para validar las lápidas descubiertas junto a las reliquias. Un compañero benedictino, Gerlach puso la confianza en Elisabeth para descubrir la verdad, porque ella era muy reconocida por tener acceso exclusivo a los habitantes del cielo, recibiendo visitas personales de ellos en sus visiones (20). Como explica Elisabeth:

El esperaba que algo acerca de [las reliquias] pudiera ser revelado a mí por la gracia de Dios, y él quería que se confirmara a través de mí si debía o no ser creído. De hecho, él sospechaba que los descubridores de los cuerpos de las santas podrían haber obtenido astutamente esos títulos inscritos con fines de lucro (21).

Al parecer, ambos, Gerlach y Elisabeth mostraron cautela de que fueran reliquias falsas.
Cuando el abad Gerlach pidió a Elisabeth que validara las reliquias, él estaba elevando en Colonia a través de los poderes de ella como visionaria, enviándole de dos de las reliquias de las santas junto con las lápidas de piedra de las tumbas. Una de esas santas, Verena, contactó a Elisabeth en una serie de visiones, respondiendo a sus preguntas tímidas sobre los mártires de Colonia. Las visiones fueron publicadas en un volumen titulado El Libro de las Revelaciones acerca de la Compañía sagrada de las vírgenes de Colonia.

El Libro de las Revelaciones representaron los numerosos restos masculinos encontrados entre las vírgenes, resaltando la importancia de la familia para la iglesia. Los hombres que estaban emparentados con relaciones de sangre fueron considerados como compañía aceptable de las vírgenes, tanto en la doctrina eclesiástica como en las reglas monásticas. Elisabeth muestra muchos ejemplos de lazos familiares entre las vírgenes mártires y sus compañeros masculinos. Por ejemplo, los dos santos cuyas reliquias fueron enviadas a Schönau, Verena Lucía y San Cesáreo, eran primos (22). Del mismo modo, el arzobispo James y el obispo Maurisus, quienes se unieron a las vírgenes después de encontrarse con ellas en Roma, ambos tenían sobrinas en la sagrada compañía (23). La propia tía de Santa Úrsula, una mujer formidable llamado Gerasma ", las guió y al final tuvo que soportar el martirio con ellas"(24). En efecto, Santa Verena, recién instaurada como santa patrona de Schönau, era prima de la mismísima Santa Úrsula (25). Otra importante adición a la leyenda de Úrsula es la historia ampliada de Etherius un joven rey, pagano novio de Úrsula, que recibe una visión de Dios urgiéndole a reunirse con su novia en el martirio después de que él es bautizado (26). El énfasis de Elisabeth en los lazos familiares pone el ideal del amor por la familia, ya sean parientes consanguíneos o compañeros en la propia iglesia o de una orden religiosa, al frente de la narrativa.

El descubrimiento más problemático del abad Gerlach entre las tumbas de Colonia era el cuerpo de un Papa Ciriaco, que no figuraba ni en la Regnante Domino ni en los registros de nombres de los Papas (27). De acuerdo a las visiones de Elisabeth, Ciriaco fue el Papa que le dio la bienvenida a Úrsula y su compañía en Roma. En otro ejemplo de los lazos de sangre y parentesco, “él llegó de la tierra natal[de las vírgenes]" y "tenía muchos parientes entre [ellas]"( 28). La noche después de las vírgenes llegaron a Roma, el Papa recibió una visión de Dios que le decía que se uniría a estas vírgenes en el martirio. La razón de que su nombre no aparece en los registros papales se debe al hecho de que sólo permaneció en la sede apostólica por alrededor de un año antes de su abdicación repentina, y porque él abandonó el papado tan abruptamente los cardenales lo habían borrado de los registros. Ellos "creían que no estaba en su sano juicio al pretender dejar la cátedra pontificia por ir tras unas fatuas mujerzuelas"(29).

Elisabeth hace hincapié en que las vírgenes no sólo recibían el apoyo de hombres y mujeres, sino que también estaban adecuadamente protegidas cuidadas y atendidas por el clero. Este es un aspecto importante de la comunidad cristiana para Elisabeth y otros de su siglo que sintieron que la iglesia estaba corrompida y el clero, especialmente el Papa, estaban fallando en sus deberes pastorales (30). En el Libro de las Revelaciones, la figura del Papa Ciriaco se erige como un ejemplo del líder de la iglesia perfecta, el buen sacerdote, en contraste con el Papa moderno acusado de corrupción y negligencia.

Se retratan también las figuras seculares de autoridad como un apoyo a la vocación religiosa de estas mujeres y como aliadas de la Iglesia. Debido al hecho de que muchos de la compañía son de linaje real, la realeza está fuertemente asociada con la santidad en el Libro de las Revelaciones. Más ilustrativos son los relatos sobre del padre de Úrsula, Mauro, y su prometido, Etherius. Maurus no sólo permitió que su hija aplazara un matrimonio de estado con esta peregrinación, pero también la proveyó con once naves en las que Úrsula básicamente se enclaustra ella misma. El rey Etherius, que era novio de Úrsula, sale de su reino a unirse Úrsula (31). En las visiones de Elisabeth, los ámbitos secular y religioso carecen de definición, por lo que reyes y papas abandonan sus tronos para sufrir el martirio al lado de Úrsula. En el ideal de la sociedad Cristiana, este servicio a Dios sobre todas las cosas era fundamental.

 Esta historia debe haber resonado fuertemente en la opinión del siglo XII, sobre todo en Colonia. Esa ciudad había sobrevivido a numerosos enfrentamientos entre la Iglesia y las autoridades civiles, especialmente la rebelión de los comerciantes contra el arzobispo Anno II en 1074 y la breve guerra civil entre Enrique IV y su hijo, respaldado por el Papa, que había amenazado a Colonia en particular (32). Lo que el culto de las Once Mil Vírgenes, recién transformado por las visiones de Elisabeth, ofreció a Colonia fue un ideal, una meta hacia la cual la gran ciudad podía aspirar.

Con los acontecimientos del siglo XII, la Regnante Domino, la elevación de las reliquias, y el Libro de las Revelaciones, el culto a las once mil vírgenes se expandió por toda Europa desde Inglaterra a Italia y mantuvo su gran popularidad por los siglos (33). Cien años después de las visiones de Elisabeth von Schönau, la leyenda de Úrsula se reimprimió en la Leyenda Dorada de Jacobus de Voragine, una colección popular y ampliamente distribuida de la vida de los santos. La historia no ha cambiado desde la adaptación de Elisabeth de la Regnante Domino (34). Aún en el siglo XV, Úrsula y sus compañeras seguían siendo miembros importantes de la liturgia católica. La leyenda se volvió a publicar de nuevo en 1485 en una traducción al inglés, y el gran explorador italiano Cristóbal Colón llamó las Islas Vírgenes en memoria de ellas, ya que le pareció como si hubiera muchas islas flotando en el océano (35).



Escudo Municipal, del siglo XVI, en la exhibición
en Kölnisches Stadtmuseum, Colonia, Alemania.

 Sin embargo, el corazón del culto fue siempre Colonia. Esa ciudad fue el lugar donde las vírgenes habían sido martirizadas, el lugar de nacimiento del culto, y la fuente de sus reliquias religiosas. En todas las otras partes de Europa, se les conoce como las Once Mil Vírgenes de Colonia, y la ciudad se hizo famosa como "la más grande ciudad. . . de toda Alemania. . . . henchida con el patrocinio de las santas"(36). En muchos sentidos, el culto fue también el corazón de Colonia: la relación entre las santas vírgenes y la ciudad forman una parte importante de la identidad de Colonia. En efecto, Colonia orgullosa muestra once marcas por cada mil de esas vírgenes en su escudo municipal. Un centro económico próspero hogar de mercaderes tan ricos y competitivos a los que se prohibió el acceso a los mercados italianos y los acuñadores de la moneda más estable en Alemania, Colonia dominó una riqueza material increíble, y sin embargo, sus mayores tesoros fueron sus santas patronas. Cuando ya era uno de los principales arzobispados en el Sacro Imperio Romano, Colonia se convirtió en uno de los centros más importantes de la religión católica en Europa, comparable a Roma y Jerusalén, debido a su relación con las Once Mil Vírgenes.

NOTAS

 1 Inscripción de Clematius, alrededor del año 400. Archivum: Revista de la Facultad de Filosofía y Letras.Universidad de Oviedo. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Oviedo. División de Filología, Universidad de Oviedo. Facultad de Filología (pag. 460-461)

2 Para más información sobre los cultos de los santos y el cristianismo medieval, véase H. Adriaan Bredero, el cristianismo y el cristianismo en la Edad Media: las relaciones entre religión, Iglesia y sociedad, trad. Reinder Bruinsma (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1994), Peter Brown, el culto a los santos: su surgimiento y función en la cristiandad latina (Chicago: University of Chicago Press, 1981), Patrick J. Geary, Furta Sacra : el robo de reliquias en la Edad Media central (Princeton: Princeton University Press, 1978), Herbert Grundmann, movimientos religiosos en la Edad Media, trad. Steven Rowan (Notre Dame: University of Notre Dame Press, 1995);. Anneke B. Mulder-Bakker, ed, La invención de la santidad, Routledge Studies in Medieval Religión y Cultura (Londres: Routledge, 2002), y Miri Rubin, ed ., el cristianismo medieval en la práctica (Princeton: Princeton University Press, 2009).

3 Véase Paul Strait , Colonia en el siglo XII, (Gainesville: University Presses of Florida, 1974).

4 Ibid., 19.

5 Horst Fuhrmann, Alemania, en la alta Edad Media c. 1050-1200, trad. Timoteo Reuter (Cambridge: Cambridge University Press, 1986), 24-27; Joseph P. Huffman, Familia, Comercio y religión en Londres y Colonia: anglo-alemanes emigrantes, c. 1000-c. 1300 (Cambridge: Cambridge University Press, 1998), 11; Strait, 18-43.

6 Véase Otis Mitchell, Dos Coronas alemanas: Monarquía e Imperio en la Alemania medieval, (Bristol: Wyndham Hall Press, 1985), Furhmann y estrecho.

7 Pamela Scheingorn y Thiébaux Marcelle, "Introducción" a La Pasión de Santa Úrsula [Regnante dominó], trad. Pamela Sheingorn y Thiebaux Marcelle (Toronto: Peregrina Publishing Co., 1990), 8.

8 La Pasión de Santa Úrsula [Regnante dominó], 30.

9 Ibíd., 28.

10 Ibid., 20-21.

11 Ibíd., 30.

12 Para un análisis de este tema, consulte Adriaan H. Bredero, Peter Brown, Patrick Geary, Anneke Mulder-Bakker, y Rubin Miri.

13 La pasión de Santa Úrsula [Regnante dominó], 28. Por cierto, la segunda imagen también hace hincapié en la cohesión del grupo de las once mil vírgenes en que el vaso mantiene unidos todos los lirios de las mártires.

14 Huffman, 10. Huffman da el original latino en la nota 11 de la página (la traducción es mía): ". Colonia est civitas maxima, totius Germaniae metropolis, conferta mercimoniis, referta sanctorum patrociniis"

15 Montgomery 15, 19-20; Huffman, 208.

16 Thioderici, Incipiunt Revelationes Titulorum, MGH, SS, vol 14, 569.

17 Para la importancia de las reliquias, ver Peter Brown, Bredero Adriaan, Geary Patrick, Furhmann Horst, etc

18 Geary, 63.

19 Anne Clark, "Introducción" a Elisabeth y Anne L. Clark, Isabel de Schönau: The Complete Works, traducido y presentado por Anne L. Clark, Prefacio de Barbara Newman (Nueva York: Paulist Press, 2000), 18-19.

20 Anne L. Clark, Isabel de Schönau: del siglo XII Visionary (Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 1992), 37-40.

21 Elisabeth, Obras Completas, 215.

22 Ibid., 214.

23 Ibid., 218-19.

24 Ibid., 224.

25 Ibid., 226.

26 Ibid., 221.

27 Huffman, 209.

28Elisabeth, Obras Completas, 217.

29 Ibid., 217.

30 Para más información sobre pre-Reforma levantamientos religiosos, véase Herbert Grundman y Bredero Adriaan, la cristiandad y el cristianismo en la Edad Media.

31 Elisabeth, Obras Completas, 220.

32 Véase Horst Fuhrmann, 110 y Paul Estrecho, 30-31.

33 Véase Joseph Huffman y Montgomery Scott.

34 Jacobus de Voragine, La leyenda dorada de Jacobus de Voragine, trad. Ganger Ryan y Helmut Ripperger (New York: Longmans, Green and Co., Inc., 1941).

35 Karen A. Winstead, Pasiones Casto: Medieval Legends inglés virgen y mártir (Ithaca: Cornell University Press, 2000), 164-169 y Montgomery, 40-41.

36 Guillermo de Malmesbury, citado en Huffman, 10.



Artículo publicado con permiso de su autora, Eleanor O. H. Deumens
miembro del Colegio de Artes Liberales y Ciencias de la Universidad de Florida.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...